Diario Impreso Independiente de Astorga y sus Comarcas
sábado, abril 13, 2024

Castañas

Juan José Alonso Perandones – La Tolva

De las plazas Mayor, y de la Estación, o de Santocildes, fueron desapareciendo los puestos de helados, de golosinas, o el bombo de obleas. Ha sido  la  Plaza, con sus donceles, el reloj y los maragatos, el lugar apetecido por estos vendedores, como se aprecia en las fotos  antiguas.  De estos personajes, me gusta el poema “El buñolero”,  de Félix Cuquerella, publicado por el “Heraldo”, el 21 de abril de 1899: al amanecer en un día de fina nieve, en el centro de la Plaza,  ya retirados los serenos, alrededor del fogón, unos niños “medio encogidos se acercan al fuego”, a la espera de que el buñolero les depositase en  cestas  de lata los dulces para venderlos por la ciudad, al proclamo de “¡¡calentitos!! ¡¡¡buñolero!!!”. De estos oficios artesanos, el rey desde nuestra infancia fue el apacible Riancho, con su blanco carrillo de helados, su roja barquillera con ruleta y la negra máquina de asar castañas. La venta de castañas calientes permanece desde antiguo, dado que en el padrón de 1869 ya figura como castañera Dominga del Otero, de 48 años, avencidada en c. del Cristo, 17;  y cuando  la familia de Riancho dejó la plaza de los taxis, va para 17 años, fue sustituida por la vecina de Villadangos, Isabel Suárez Rojano. Hace unos días que ha vuelto. Su máquina no tiene la hermosa hechura de la de Riancho, ni se caldea con carbón de encina, sino con butano, pero no deja de resultar una pintoresca máquina de asar castañas.

J.J.A.-PERANDONES

Comparte esta noticia:

spot_imgspot_img

Otras noticias

Te puede interesar...
NOTICIAS

Leonor de Aquitania en el Gullón

El grupo de teatro Mixticius prepara una representación del...

Adoración Nocturna

La Adoración Noctura Femenina Española recuerda que celebra su...

Limpiar la Tierra

El colectivo Limpiar la Tierra organiza este domingo, 14...

Donación de sangre

El Centro de Hemoterapia de Castilla y León enviará...